Ormus

En el botón encontraras una guía para saber cuanto ormus tomar, (que considerar si tomas medicamentos), y porque puede haber ormus con diferentes niveles de energía/potencia. 

Una sustancia antigua, misteriosa y milagrosa

El Ormus es una sustancia blanca, suave, cremosa y ligeramente salada que se obtiene del agua de mar (y otras fuentes también) y que está llena de minerales y varios elementos superconductores que al ingerirse pueden ayudar a sanar el cuerpo humano.  

La palabra inicial para referirse al ORMUS es ORME que significa Orbitally Rearranged Monoatomic Elements o Elementos Monoatómicos reordenados orbitalmente: debido al comportamiento inusual de algunos de los elementos que lo componen.  Sin embargo, ormus es el nombre común con el que se le conoce. 

Para entender lo inusual y sorprendente de esta sustancia es necesario referirse a las investigaciones de David Hudson, quien re-descubrió esta sustancia y gastó toda una fortuna tratando de entenderla. 

En los años 70´s David Hudson, un agricultor millonario de Arizona, en un intento por recuperar su tierra fuertemente dañada por químicos, comenzó a observar algunos metales-minerales que mostraban propiedades inusuales. Hudson gasto 8 millones de dólares tratando de encontrar la manera de aislar o recolectar estos extraños materiales. Lo que encontró fue que su tierra contenía altos niveles de metales preciosos en un estado alterado “no precisamente físico”. Algunos de estos metales pertenecen al grupo del platino de la tabla periódica. Estos son llamados “metales de transición” lo que puede explicar las anomalías al entrar a diferentes estados atómicos. El estado natural de estos elementos encontrados es monoatómico y se cree que quizás diatómico.

¿Qué significa Monoatómico? En una sustancia en estado monoatómico los átomos coexisten uno cerca del otro, sin crear enlaces fuertes de unión. Si se crearan enlaces fuertes, los átomos entrarían a un estado más denso, y se manifestaría un material duro y físicamente palpable. La plata coloidal o plata monoatómica es un ejemplo claro: la plata dispersa en un líquido y con sus átomos sin unirse uno a otro (o sea en estado monoatómico) se comporta como una sustancia totalmente diferente al metal plateado que conocemos en joyería. La plata monoatómica se puede ingerir, es superconductora y ayuda a la eliminación de patógenos de manera muy eficaz.

Regresando al ormus, se pudiera definir a esta sustancia como micro-racimos o pequeñas agrupaciones de elementos metálicos en un estado “no metálico” – “mono-atómico” a lo que Hudson observó que tenían características de mayor frecuencia y con una velocidad de spin de los electrones más elevada, lo que los dota de propiedades inusuales como la superconductividad, superfluidez y la supercorriente o efecto Josephson además de levitación magnética. Cuando los metales del ormus están en este estado diferente de materia, no pueden crear eslabones por lo que no se forma un metal sólido como lo conocemos. En vez de eso se mantiene en un estado de alta frecuencia o estado M”.

En el “estado M”, la velocidad de los electrones es superior a los de la materia física “densa” que conocemos. En este estado (muy poco conocido por cierto), las partículas se comportan como si fueran “luz”. El ORMUS puede ser visto entonces como la semilla natural no metálica de algunos metales. Es como si fuera el estado previo, “de mayor vibración” de un metal, antes de manifestarse tal cual lo conocemos en forma densa y con alta dureza.

Los elementos a los que se atribuye principalmente las características del ormus son 9:  Oro, plata, cobre y los 6 elementos del grupo de platino de la tabla periódica: rutenio, rodio, paladio, osmio, iridio y platino. 

Todos estos elementos tienen algo en común: son metales y como tales conducen la electricidad, pero con una velocidad muy superior que su contraparte metálica física. Al tener mayor spin en sus electrones, realmente son superconductores.

Este “estado M” se cree que puede ser hasta 10,000 veces más abundante en la naturaleza que su contraparte metálica en forma física. Por las investigaciones de David Hudson se cree que entre el 20 y 40 % del océano pacifico es espectroscópicamente invisible, lo que quiere decir que hay más elementos presentes en el agua de mar, que no están en estado físico (que se puedan tocar o ver) sino en un estado invisible a nuestros ojos, lo que hace al agua de mar tan curativa y benéfica para el cuerpo humano.

Cada océano tiene distintas concentraciones. El mar muerto es el que tiene mayor concentración de oro en estado M (hasta un 70%) quizás esta sea una de las razones de sus propiedades curativas. El océano pacifico, por ejemplo, tiene entre un 8-14% de oro, 30% de rodio y 6-9% de iridio (todos en estado M). De los 9 metales en estado M, el Oro, el rodio y el iridio son los elementos más preciados para el cuerpo humano. 

 

A continuación, se describen brevemente algunas propiedades de algunos de estos 9 metales: 

Sobre el oro:

Este metal tan codiciado desde tiempos muy antiguos, esconde muchas más propiedades y utilidades cuando se observa desde una perspectiva atómico-energética, que usado para simple joyería. De hecho, pudiera afirmarse que como joyería no tiene ninguna utilidad más que como simple adorno. El verdadero poder del oro es cuando lo usas para sanar tu cuerpo y cuando lo puedes ingerir en estado monoatómico. El Oro monoatómico ayuda a incrementar la transmisión de información a través de los circuitos eléctricos de todo el cuerpo y sobre todo del cerebro. La claridad mental, la memoria y los procesos de pensamiento se ven aumentados. Se dice que el oro monoatómico o coloidal ayuda a incrementar las neurotransmisiones entre ambos lóbulos del cerebro y por lo tanto ayuda al equilibrio entre la parte lógica y la creativa, impulsando una mayor conexión entre ambos hemisferios a nivel consciente e inconsciente. Por lo tanto, un mayor nivel de consciencia puede ser experimentado.

Sobre la plata:

No hay un organismo patógeno conocido que no sea destruido por la plata coloidal. La plata al estar en estado monoatómico, es fácilmente absorbida por el cuerpo ayudando a eliminar patógenos, dando así un respiro al sistema inmune y haciendo que la energía gastada en la defensa contra las bacterias, pueda mantenerse en el cuerpo y pueda experimentarse como un aumento de vitalidad y mayor energía.

 Sobre el cobre:

Se le atribuyen propiedades de rejuvenecimiento, sanación, anti-edad y la habilidad de crear armonía y balance con otras personas incluso magnetismo para atraer a otras personas.

Sobre el iridio:

El Iridio es uno de los elementos más raros que existen en la tierra. Se le considera un metal extraterrestre por encontrarse principalmente en meteoritos. Es el elemento más resistente a la corrosión. Es interesante la contraparte del iridio cuando está en estado M dentro del ormus, al ser extremadamente ligero (y siendo tan denso en forma metálica-física). Como dato interesante, el iridio y el osmio son los dos elementos más densos que existen en la tierra. 

Sin embargo, todos estos elementos que componen al ormus, aparentemente tan inusuales, son más abundantes y comunes de lo que imaginamos. Se encuentran en suelos volcánicos, el agua que bebemos (siempre que sea nacida de un manantial) la comida sin procesar, y el aire que respiramos (sin contaminación). El ormus, es un estado de la materia que naturalmente está en todos lados donde no haya contaminación. Es como una red invisible que lo conecta todo. Y para entender mejor este punto, es preciso hablar sobre la propiedad que más nos interesa como humanos: la superconductividad.

La Superconductividad

La superconductividad es básicamente cuando se deja de ejercer resistencia al paso de la corriente eléctrica. O sea que la electricidad puede viajar tremendamente rápido. 

la superconductividad puede suceder cuando un material se lleva al cero absoluto, que es -273 grados kelvin, lo que hace imposible trabajar con materiales bajo estas condiciones. La superconductividad está muy estrechamente relacionada con el buen funcionamiento del cuerpo humano.

El cuerpo humano tiene aproximadamente CIEN MIL MILLONES de células. Ahora imagina como es que el cuerpo humano pueda administrar a “cada una” de ellas todos los nutrientes, y energía necesarios, así como retirar los desechos que a cada segundo se producen.

Todo esto para trabajar en conjunto y mantener a cada instante la infinidad de procesos internos celulares (y vaya que algunos son bastante complejos) y de esta forma mantener un sistema más grande y complejo y tan maravilloso como lo es el cuerpo humano. Después de reflexionar sobre esto, es difícil imaginarse la perspectiva actual de la medicina que habla sobre la comida consumida, las calorías y los nutrientes que deben abastecer a tal cantidad de células al mismo tiempo de manera física. Sería algo así como llevar a cada una de las cien mil millones de células un paquete de comida y recoger a la vez uno de desechos. Debe haber una explicación más profunda y procesos mucho más complejos, no a nivel físico que permitan que todo esto suceda.

Aquí entra entonces el conocimiento que en la antigüedad se tenía sobre el funcionamiento del cuerpo humano. En el ayurveda, que es el sistema tradicional de medicina natural de la india y que quizás sea el más antiguo conocido, se habla de los nadis. Nadis es una palabra en sanscrito que literalmente significa “tubo” y hacen referencia a los canales del cuerpo sutil a través de los cuales fluye la energía o prana. 

 

nadis

Basta ver uno de los antiguos gráficos de los nadis para darse una idea sobre lo complejo del tema.

 Tanto el ormus como cualquier ser vivo, muestran propiedades de superconductividad. Se cree que esta característica se deba a la presencia de elementos del ormus en los seres vivos. Si esto es real, entonces el ormus sería como una red energética inalámbrica (no física) de transporte de energía a cada célula, lo que entonces explicaría la velocidad tan impresionantemente rápida en la que el cuerpo puede reaccionar cuando se habla de los impulsos eléctricos, por ejemplo, del sistema nervioso.

La superconductividad que tiene el ormus permite un mayor flujo de energía ya que es una frecuencia de vibración que se comporta como luz, lo que también explicaría los efectos tan positivos de esta sustancia en el cuerpo humano.

La superconductividad, por lo tanto, es una característica muy apreciada, por el tema que solo hasta ahora, después de todo este contexto podremos entender mejor: la transmisión de información.

La información es conocimiento que a su vez es entendimiento sobre un tema específico, o sobre el mundo o sobre la realidad en la que vivimos. Si la cantidad de información que se puede intercambiar al tomar ormus se ve altamente incrementada, así también el entendimiento sobre la vida y nuestra conciencia se verá elevada.

(sobre la transmisión de información puede darse como ejemplo el cable de cobre que ya está dejando de usarse contra la fibra óptica para la transmisión de internet. Una sola fibra óptica puede equivaler a 110 cables de cobre para transmitir la misma cantidad de datos. Así mismo muchos circuitos dentro de computadoras y teléfonos se encuentran chapados en oro debido a su baja resistencia eléctrica lo que hace que el procesamiento de información sea mucho más rápido).

Se dice que la superconductividad puede causar una mayor “coherencia cuántica” que significa una mayor conectividad entre un campo universal de energía que está en todos lados y nuestro cuerpo físico. El ormus funcionaria entonces como una antena, pudiendo tener mayor conectividad y mayor descarga de información a nuestra consciencia (desde este campo universal o matrix).

 

 

Minerales en el ormus

 

El Ormus obtenido del agua de mar, puede contener hasta más de 80 minerales. Debido a que el agua de mar es una solución coloidal orgánica, los minerales que contiene, naturalmente están biodisponibles y son de fácil asimilación.

El agua destilada, sin ningún tipo de mineral, no conduce la electricidad. Es gracias a los minerales que el agua conduce la electricidad. Actualmente, debido a la industrialización de la comida y sus sistemas de producción, hay una gran deficiencia en la ingesta necesaria de minerales, lo que a su vez provoca desequilibrios en la salud.

Dentro del cuerpo humano se están transmitiendo cientos de mensajes eléctricos segundo a segundo. Esto puede verse como una red compleja de transmisión de información, la cual requiere de un medio para enviar y recibir electricidad, o “información”.

Un cuerpo desmineralizado, pobremente conducirá la electricidad y por consiguiente la transmisión de información o pulsos eléctricos se vuelve mucho más difícil. El cuerpo y la mente se vuelven lentos y basta mencionar que un cuerpo muy deshidratado puede morir en cuestión de horas. Básicamente el cuerpo muere debido a que se cae la red de transmisión de información que está hecha por los MINERALES. Aunque se tomara mucha agua, si esta carece de minerales, no hay manera de sustentar esta red. Los minerales son como la chispa de vida que permite que esta se mantenga.

Los minerales pudieran compararse a las bujías de un auto, que son las encargadas de generar las chispas para que suceda la combustión y camine el auto. Aunque el auto este en perfectas condiciones, sin una pequeña chispa, nunca podrá funcionar. Básicamente podemos afirmar que el ormus asiste a la vida. 

Otras dos características observadas en el ormus es la LEVITACION en presencia de campos magnéticos (solo en ormus seco) y
el efecto JOSEPHSON que es la habilidad de algunos materiales para atravesar barreras físicamente impenetrables.

Debido a que el ORMUS es un nuevo estado de la materia con diferentes propiedades, en comparación a los elementos que conocemos como “normales”, los equipos de química convencional y pruebas de laboratorio han logrado resultados de muypoco alcance tratando de detectar y entender este material. El ormus es un material invisible a procedimientos convencionales de química. El Ormus requiere ser analizado por espectroscopia de emisión (La espectroscopia de emisión atómica es un método de análisis químico que utiliza la intensidad de la luz emitida por una sustancia) y un método aún menos convencional llamado vaporización fraccional. No entraremos en estos procedimientos debido a lo técnico y complejo del tema. 

Efectos y beneficios del Ormus

        Tener más energía y claridad de pensamiento.

        Ayuda a amplificar el flujo de energía en los micro túbulos dentro de las células. (los micro túbulos ayudan a mantener la forma estructural de la célula, “como su esqueleto”, y sirven como canales de transporte para desechos y alimento, y además son en parte responsables de la organización total de la célula)

        Ayuda a reparar el ADN dañado.

    El ormus puede reforzar y elevar la vibración de todas las células del cuerpo humano manifestándose como un incremento de stamina, fuerza, buena salud, y mejora los procesos mentales (una mente bien alimentada tiene claridad y además se incrementa la capacidad de observar nuevos y distintos puntos de vista de interpretar la vida, llegan nuevos pensamientos, nuevas ideas, y más elevadas maneras de abordar los eventos que ocurren a cada instante). 

        Hay testimonios que reportan sanación de enfermedades, rejuvenecimiento y sensaciones de iluminación/despertar espiritual.

        El ormus es considerado como un tipo de medicina universal. Puede aplicarse en la piel y puede ayudar en problemas de psoriasis, cáncer, artritis, esclerosis múltiples y prácticamente a cualquier padecimiento, ya que los niveles a los que trabaja están en un plano más arriba que el de la materia física: el ormus trabaja a nivel energético y metafísico. Recordar que cualquier enfermedad o condición desequilibrada en el cuerpo se origina primero en un plano energético y mental y posteriormente se manifiesta físicamente. Lo físico depende de lo sutil. Si se sana lo sutil (la mente), la enfermedad física desaparece. Entender este principio podría evitar mucho sufrimiento y enfermedad en el mundo.

 

 

Testimonio de la autora del libro “Ormus: alquimia de los días modernos” después de comenzar a tomar ormus:

“Después de tener una vida llena de estrés, carrereada y cansada, al comenzar a tomar ormus empecé a estar contenta todo el tiempo. Me sentía a gusto y tranquila con cada momento. Comencé a notar mi capacidad de estar en el momento presente, de disfrutar mi trabajo y sorprendentemente de darme cuenta que algunas veces podría estar físicamente cansada debido al trabajo, pero mentalmente bien. La principal sensación que pudiera resumir al tomar el ormus, es que “todo está bien”.

Ahora tengo percepciones en mi cerebro que me permiten abrirme a nuevas maneras de ver lo que está ocurriendo y me doy cuenta que no me estoy enjuiciando, ni lo hago con la gente. Sentir que “todo está realmente bien” ha permeado completamente mi manera de ser y consecuentemente mi estado interno es una sensación de sentirme contenta a cada instante.

Me siento más centrada y aterrizada. También observo como el sentimiento de “estar molesta” se disipa rápidamente y ya no dura por mucho tiempo.  Ya no cargo equipaje emocional. Mi vida ahora es más fácil. La percepción del tiempo ha cambio radicalmente: Ahora el enfoque está en el presente, y no tanto en el pasado o en el futuro. Quizás esto sea uno de los motivos del sentimiento de estar contenta permanentemente, al estar en el ahora” (Testimonio de Chris Emmons)





Cuidados a tener con el Ormus:

        Alejarlo de cualquier fuente de luz.

        Alejarlo de emisiones de frecuencias electromagnéticas (wifi, celulares, televisiones, lavadoras, etc.). Para protegerlo se recomienda envolverlo en aluminio, ya que esto crea una capa protectora que rebota las ondas de radio y las frecuencias electromagnéticas. De preferencia mantenerlo alejado al menos 1.9 metros de cualquier emisión de frecuencias electromagnéticas.

        Otra opción es guardar el ormus rodeado de sal de mar. Por ejemplo, se pone una botella llena de ormus dentro de un recipiente más grande lleno de sal. La sal actúa entonces como una barrera que impide que se escape el ormus (El ormus se siente cómodo en la presencia de la sal).

        Se recomienda consumir el ormus dentro de un año máximo.

        El oro contenido en el ormus tiene mucha afinidad por el vidrio y tiende a pegarse, lo que evita que pueda ser consumido. Por eso se recomienda guardarlo en plástico HDPE (Polietileno de alta densidad, para así ayudar a que la vibración del ormus se mantenga en el envase y no se escape). 

Los elementos del ormus al ser energías muy sutiles tienden a moverse con facilidad y ligereza desafiando leyes de la física que actualmente se conocen. Es por eso que se recomiendan todos estos cuidados para evitar que el ormus pierda su energía y potencia, y con ello ayudar a que verdaderamente sea la medicina universal que es. 

Una sustancia de la alquimia antigua…

Mucha de la información antigua sobre el ormus viene de los esenios: una comunidad de filósofos y sanadores con conocimientos sobre medicina y misticismo que vivieron vidas increíblemente largas y tenían un gran entendimiento sobre astrología, la interpretación de sueños y la revelación divina. Se dice que ellos fueron quienes descubrieron un misterioso polvo blanco hecho de oro, del agua de mar o de la tierra. Ellos llamaron a este polvo Manná. Este material era muy preciado para los esenios. También se dice que Hermes Trismegisto fue quien trajo por primera vez dicho conocimiento a los humanos. Algunos alquimistas de la antigüedad lo llamaron: “materia primera”.

En el botón encontraras una guía para saber cuanto ormus tomar, (que considerar si tomas medicamentos), y porque puede haber ormus con diferentes niveles de energía/potencia. 

Descarga documento completo sobre el Ormus:

Hola!